Tiene un título como de la Edad Media:

 De lo acaecido en mi discusión de política con el gordo que, a no olvidarlo, se casó, se vino a casa de luna de miel, se divorció y ahora vive junto a mí y a su ex consorte en casa (espero que sean buenos cocineros y, desde ya voy avisando, ¡fritos no!

 
Cuando llegué a casa, el gordo tomaba mate medio descamisado y despatarrado, sentado en un banquito que le había venido como anillo al casado aunque, recordemos, el tipo es un recién casado inmediatamente divorciado, con lo cual es un paradójico caso de luna de miel. Que no me canten más lunas de mieles los gorditos recién divorciados, diría Joaquín. Por lo menos no tomaba mate dulce, por lo cual pude entablar una charla con él.
-Viste el ministro de economía lo que dijo…
-jjjjjjjjpp, mmm -dijo, y acto seguido me alargó un mate bastante lavado.
Yo sabía que quizá lo de la gorda le caía un poco gordo y decidí hablarle de política como para distraerlo. Lo que pasa es que me gusta hablar de política. Es como un vicio, entendés, uno se lo quiere sacar de encima pero en el momento menos pensado, chácate, estás hablando del discurso del ministro, del placer que escuchar lo que está pasando en tu país, bueno, en tu provincia. No es que uno sea un seguidor del ministro, lo que pasa es que si me entero de lo que dice puedo incluso activar la función “escucho, luego digo”.
-¿Qué te parece la reforma tributaria?
-fa… -el gesto lo dijo todo y, diciéndolo, no dijo nada porque la mueca bien pudo haber sido “la verdad es que me parece impecable que de una buena vez…” o “estamos con la mierda al cuello…”, o bien “se me lavó el mate, ¿ahora qué hago?”
-En lo personal, creo que es todo muy discutible, como todas las cuestiones económicas, que son como una especie de partido de ajedrez que tiene todas las piezas negras, ¿no?
-…- levantó las cejas como haciéndole vista a un mosquito que se va a la tribuna, en una suerte de paréntesis elevados como signos de exclamación perplejos
-Esto me hace acordar al mate de Joao Cardoso, el de Simoes Lopes Neto, que invitaba a todo el mundo a que le contara las novedades tomándose unos mates interminables con él -dije, en el preciso instante en que se notaba que la gotita de agua que caía en la yerba era la última.
-¿Cardoso, el de la barraca? -dijo en un terremoto
-No, el gaúcho, está hasta el dicho: “demorado como o mate de Joao Cardoso”
-La verdad es que hace tiempazo que no voy a Yaguarón, por el laburo
-¡No sabés lo que te perdés! Bueno, en realidad el auge está en Río Branco, porque instalaron unos freeshops de la gran puta, el Neutral tiene un local que da al río que es un despelote…, lo que pasa es que los brasileros se vienen como podridos a comprar electrodomésticos porque viste que el real está fuerte, no es como antes que íbamos nosotros a comprar allá, es lo que te decía de la macroeconomía…
-Nosotros con la gorda comprábamos en la feria nomás…- dice, mientras se oye el ruido de platos y cacerolas que la susodicha está lavando con minuciosidad ruidosa, se le nota un relámpago opaco de lágrima al dogor que sabe que en la otra pieza está su reciente ex mujer, yo sé que la convivencia no es fácil y que, aunque el loco se haya mudado a mi cuarto con todo y brochas de afeitar, y por eso trato de cambiar de tema…
-Mirame los dedos -le digo extendiendo las yemas negras hacia arriba
-¿Te fuiste a sacar la cédula?
-No, muchacho, estuve leyendo la diaria (www.ladiaria.com.uy o punto com solo, no me acuerdo bien), el diario nuevo este que es por suscripciones, me llamó la atención que lo encontré en un kiosko en Treinta y Tres y lo compré porque me interesaba una entrevista a Rosencof y Jaime Roos, que sacaron un trabajo en conjunto que se ve que está buenazo, además me encantó el análisis que publican sobre esa porquería de las plantas de celulosa porque por primera vez veo en un medio uruguayo que analiza el problema como una realidad más compleja que las peleítas presidenciales en que Tabaré hace un movimiento defensivo, K. tira piñazos al aire y Tabaré los oye con el ruido de los eucaliptus de Santa Teresa y la Playa Moza de fondo…
-Pensábamos ir a Santa Teresa en verano… -me dijo desde atrás del lagrimón que parecía un alud, lo que me inspiró otra ola de compasión, por lo que resolví alejar un poco el tema de conversación
-¿Viste los puteríos que hay en Venezuela? Otra vez lo de la economía, cómo me persigue el tema, fijate que la cosa es el petróleo, ¿no? Si se pelean así por esa mugre negra, lo que será cuando decidan pelear por el agua…
-Pensábamos sacar un préstamo en BANDES (¿www.bandes.com?) con la gorda, para comprar la casita… -tras lo cual tuve que ofrecerle el hombro como pañuelo para su catarata lacrimosa.
 
Mientras comíamos (él, la gorda y yo), opté por un silencio digno de un ex dictador con consciencia. Supuse que si hablaba de fútbol lo heriría mucho porque le dolía el resultado del clásico. Calculé que contarle lo del combate a la anorexia hecho por un modisto argentino que pesa a sus modelos (en una balanza) antes de cada desfile y que si están por debajo de ciertos parámetros no las deja desfilar de miedo a que se le lesionen o lisa y llanamente colapsen y el show deba continuar sin ellas; claro, porque la gorda nunca tendría ese problema. Imposible hablarle del gol de Ronaldinho porque seguro que ni lo vio y además capaz que nunca… Ahora que lo pienso, Shakira tampoco sería un tema porque, viste, la gorda no tendrá esa cinturita pero cómo bailaba en el casorio… Y por eso me puse a decorar un chorizo de rueda con letras, como para que llegue la hora de la siesta… Che, lector, si en una de esas querés conversar conmigo, porque viste que con el divorciado no hay caso, y si querés arrimar más gente a la rueda, así nos tomamos unos mates y conversamos un rato…

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en gordos, narrativa propia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s