Entrevista a Vasil el Mudancero

Pronto saldrá al aire por 90.5 FM Magoya el programa “Sagitaire”, los jueves de 21 a 24 (sí, empieza este jueves). La presente entrevista no podría presentarse en el formato del programa en virtud del disenso entre las cosmovisiones del periodista y del entrevistado, a quien el equipo de Chorizo de Rueda fue a buscar a su propio hogar. He aquí el fragmento más coherente.
 
 
Chorizo de Rueda: ¿Qué es peor: perder un futuro o perder un pasado?
Vasil el Mudancero: Mira, viejo, yo pa mí que lo que es jodido son los mecánicos, son unos informales, fijate que me tuvieron el camión parado tres semanas.
C. de R.: Le digo porque si uno pierde un pasado es de lo más natural, porque el pasado no hace más que perderse, pero en cambio perder el futuro es perderlo todo… ¿Cuáles han sido sus pérdidas?
V. el M.: La verdad que perdí plata en pila, hubieron (sic) tres divorcios la semana pasada y yo como un florero acá en las casas (chasquea la lengua)
C. de R.: Usted menciona el haberse perdido los divorcios y hay una doble negación en ello. ¿Ha reflexionado acerca del detalle?
V. el M.: ¿Detalle, muchacho? (suben los agudos y revolea las quijadas) Déjate de joder, en un divorcio agarraba dos viajes, uno a Pan de Azúcar y otro hasta la Barra y en el otro la mujer se iba hasta Montevideo. Casi quedaba parao pal resto del mes si no fuera por el sinvergüenza éste… ¿Sabes cuál es? (tono confidencial) Es un sobrino de Ana… (señala a la casa de al lado)
C. de R.: La economía de mercado sitúa en un pedestal la compulsión por el consumo y llameyaísmo. Algunos teóricos opinan que esa entronización de lo inmediato va en detrimento de la imprescindible paciencia del matrimonio ¿A su juicio, cómo afecta el liberalismo económico la vida de las parejas uruguayas?
V. el M.: Tú sabes que la otra vez una…, la llevaba en el camión con la mudanza y resultó que era una loca del quilombo…
C. de R.: ¿Percibe tintes de aprovechamiento en las relaciones interpersonales hoy por hoy?
V. el M.: Uy por uy, muchacho, al final terminé no cobrándole el viaje… Venía de pollerita cortita la hija de puta, y unos pechos así (hace el gesto de llenar las manos como quien sopesa). En una vi que me sonreía de costadito… De cara era fieraza pero era como el pescao mijo, le cortabas la cabeza y taba impecable. Pa la tercera sonrisa me metí por un camino, eché el camión pa dentro de unos arbustos y bueno… (hace restallar el índice contra la conjunción del macho y el gordo)
C. de R.: ¿Hay un divorcio entre el mundo de la sexualidad real y la que pregonan los medios?
V. el M.: Yo qué sé, yo me la cogí y quedé contentazo y ella hizo la mudanza gratis como quien dice… Las gurisas ahora son putazas y saben todo, che.
C. de R.: ¿Adolece nuestra sociedad de modelos normativos claros en lo referente a lo vincular, afectivo y/o diametralmente normativo?
V. el M.: No, yo a las vecinas les arrimo algo porque, viste cómo es, el único que labura es el loco y son como mil y la madre, la abuela y la gurisita chica, pobrecita, que hay que verla con la mugre que anda todo el día en la calle, que si no la ha pisao un auto es porque tiene dios aparte… Además no sabes cómo era la mujer: se sentaba en el cordón de la vereda con las piernas abiertas se cargaba a cuanto macho pasara por la calle, hasta que agarró a este loco; después se tranquilizó…
C. de R.: ¿Sería un ecumenismo económico una solución para nuestra angustia existencial?
V. el M.: Mira, te voy a decir, pero no le digas a nadie. Yo dos por tres se la pongo a la vecina. ¡La levanto en el camión y dale que es tarde!
C. de R.: ¿Cómo sopesa usted la problemática del calentamiento global?
V. el M.: ¡Pero mira que te gusta el relajo! (risas)¡No la voy a pesar! Y hay que verlas saltando de arriba p’abajo, así (gesto ostensible), se mueve que es una gata, hay que andarla sujetando…
C. de R.: ¿Ha sentido el dolor de no haber sido, una sensación de ya no ser…, un vacío hacia adelante, una sensación de que la vida es inútil y todo se pierde, de que no hay amor sin su consecuente dolor? ¿Ha sentido que el mundo ya no es mágico?
V. el M.: Me mataste che. La verdad es que la otra vez estaba como medio al pedo y me fui a chupar a la casa de las tías, me eché uno y quedé como recién salido de fábrica.
C. de R.: ¿Es consciente de que usted ha sido mentado en
www.lanovelarobada.blogspot.com con referencia a un planchicidio llevado a cabo en la zona y que tuvo como consecuencia el hallazgo de un cuerpo debajo de su camión marca Kia?
V. el M.: Sí, cómo no. La leí y me gustó mucho cómo se transmitía lo principal en las oraciones subordinadas adjetivas. De rechupete.
 

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en Sagitaire, Vasil el Mudancero. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s