La mirada de los santos

Los santos lloran sangre como medida irritada,
los pastos lloran rocío como alegría,
los santos están encerrados en fríos adefesios desnudos
frente a la vista de los barrabravas,
los pastos son las rayitas de tu iris,
los santos son poemas mal hechos
que sufren por su condición
y menstrúan para la foto
porque se quedaron sin la emoción de los ojos,
de tus ojos donde florecen los pastos
besados por el viento que los fecunda
y los hace parir ojos de agua salada
dentro de los que estoy hasta
despedazarme en el aire.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s