Mujarra

La vagina umbilical de seis pelos paralelos es el campo donde bailan como viento cinco dedos.
Las sonrisas y los llantos de su boca circular se deslizan con encanto al teatro auricular.
La melena lacia y larga se entrevera entre los trinos que sus barrotes entregan al soltar formas sin forma con requiebros femeninos que reciben a la lengua.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s