Segundo Encuentro de Escrituras

Edson Cruz

Valentín Trujillo lee

 

 Entre el 12 y el 15 de setiembre sucedió en Maldonado el segundo Encuentro de Escrituras, pomposamente titulado “Cruzando los puentes”. Organizaron la Dirección de Cultura de la Intendencia (el Negro Pereira) y el CeRP del este (Centro Regional de Profesores). Se reunieron allí varios escritores y gestores culturales locales, argentinos y brasileros. El público tuvo mucho de esos escritores y estudiantes del CeRP (algunos muy constantes, eso sí), con lo cual digo que no fue un acontecimiento precisamente masivo, al menos en las mesas de la Biblioteca José Artigas o el centro de formación docente. El fixture tuvo a los escritores en la vuelta, paseando además por liceos de San Carlos y Piriápolis.
Hago un listado de algunos autores interesantes. La vuelta de Esteban Moore y Aldyr Garcia Schlee. Tomás de Mattos, Carlos Caillabet, Tatiana Oroño, Milton Fornaro, Henry Trujillo (está por salir una novela suya, atención), Gabriel Peveroni y Fernando Butazzoni. Estela Kallay (busquen en http://www.laseleccionesafectivas.blogspot.com/ o http://www.lasafeccioneselectivas.blogspot.com/) Jorge Rivelli y Gustavo López de Argentina. Laís Chaffe (http://www.chaffe.com.br/, http://www.casaverde.art.br/), Ana Maria Gonçalves (http://www.anamariagonçalves.blogspot.com/) y Edson Cruz (http://www.cronopios.com.br/ y http://sambaquis.blogspot.com/). Los fernaninos presentes fueron Valentín Trujillo, quien presentó su libro premiado “Jaula de costillas”, y Damián González, otrora director y canillita de la discontinuada revista Iscariote y actual bloguista de http://www.tartatextual.blogspot.com/.

Dijo Vasil el Mudancero: pero, viejo, había que esperar horas pa comerse el asadito de arriba, ¡mirá que hablaban esos tipos! Y pocas minas…

El miércoles de noche aún flotaban los vapores almidonados inaugurales, aunque tuve buen cuidado de no aparecer por el acto en el que se anunciaba la presencia del intendente Óscar. Llegué para que Gabriel di Leone (alias Pájaro) presentara a Valentín Trujillo, quien leyó una parte de un relato de su conjunto premiado por la Fundación Lolita Rubial. La charla posterior se volcó hacia el tema del mercado cultural: eternizada cuestión acerca de cómo hacer para proyectar y/o vender literatura, desde literatura infantil (Ruth Kauffman, argentina radicada en Colonia) hasta los comentarios firmes de Albistur y los testimonios de publicaciones colectivas por parte de Laís Chaffe en Porto Alegre. En esa mesa se desató lo que para mí fue el bombazo a la tribuna del encuentro. Ruth Kauffman contaba que en los programas de enseñanza primaria argentina se plantea como obligación la compra de libros de ficción para los alumnos, cosa que ve que no es así del lado de acá de los puentes. Le salió al cruce Mariel Cardozo, profesora de Literatura del CeRP, quien dijo que cierta inspectora de secundaria tenía una postura contraria a la lectura de Roy Berocay. Ahora sé que Berocay es un genio. Mis alumnos deberán leerlo obligatoriamente porque está prohibido. Sugeriré a Luis Pereira que lo invite al próximo Encuentro de Escrituras.

Dijo Vasil el Mudancero: deja, deja, muchacho, me perdí las minas del Gran Hermano pa escuchar de libros de gurises chicos…

Kaufman, Albistur, Chaffe

El jueves estuvo picadito. Lluvia, como todos los días. Ese día Pablo González se iba a encargar de la conducción de Sagitaire en solitario, con un entrevistado de apoyo. Yo andaba hecho un zombie por el mal sueño. Y Pablo empezó a llamarme por teléfono sin que yo hiciera caso a la vibración pertinaz ya que Edson Cruz y Estela Kallay leían poesía. Traduje a la carrera unos microcuentos de Laís Chaffe para después tuvieran su lectura bilingüe. En un alto que hubo, aproveché para comunicarme con Pablo y prometí buscar una solución, al mismo tiempo que olvidaba todo rastro de cansancio. No sé cómo, cacé de la manga a Edson Cruz y terminamos teniendo una entrevista llena de energía en Magoya FM, 90.5. Edson releyó algunos poemas de su libro “Sortilégio”, uno de los cuales me resultó francamente impresionante en cuanto a su ritmo y acumulación de topónimos. Yo traducía, al aire, casi en simultáneo. Se me complicó un poco cuando leyó algunos microcuentos del libro “Grogotó”, de un autor cuyo nombre quisiera recordar. Cheio de gírias antigas, é sacanagem! Edson, que tiene cuarenta y ocho pero parece de treinta, contó que debe su vida a haberse mudado de chiquito desde su Bahía natal a São Paulo ya que, de haberse quedado podría haber muerto de cualquier enfermedad curable. Más tarde, nos juntamos a comer y, al salir de la parrillada, estaba Pablo que había dado cuenta del programa hasta el final, con entrevista al Minuano incluida. Me quedé para hacerle el aguante a Pablo y terminamos teniendo un recital de poesía privado a cargo de Jorge Rivelli, que se había dormido. Nos regaló la revista Omero. Él es uno que cree en el sesgo trágico de la vida. Escribe poemas que te hacen cagar de la risa. Le dimos unas indicaciones y nos fuimos.

Dijo Vasil el Mudancero: pero mira que eres pajero, justo eso que me podía interesar se te borró, mira que no sirves ni pa perro…

El viernes Gustavo López (dicen que Vox se encuentra en interné, no sé la dirección) habló de proyectos autogestionados de publicación de poesía en Bahía Blanca. Caillabet leyó y también lo hizo Ana Maria Gonçalves (ha publicado recientemente una voluminosa novela sobre la esclavitud, tiene una novela publicada en la web, que nem eu). Eso fue de noche. De día, en el CeRP el propio López había compartido mesa con Edson y Damián Gonzáles (una alegría vernos de nuevo luego del invierno frío). Hablaban de publicaciones culturales y planteaban distintos ángulos. Luego, por gracia de Luis Pereira, compartí una mesa con Jorge Albistur (Brecha), Miguel Ángel Campodónico (¿era de Búsqueda? Corríjanme por favor si estoy equivocado) y Gabriel Lagos (La Diaria, el diario lindo de leer). Horacio Verzi tendió a a marcar una pauta seria, que sólidamente enconlumnó a los dos nombrados en primer término. Gabriel abrió el flanco y yo dije que me gustaba divertirme al hacer críticas. Bueno, en realidad llegué a cuestionar la utilidad de la crítica. La cosa se polarizó y Gabriel Peveroni (de La Diaria) salió del público en auxilio de los más jóvenes, cosa que se encargó de rematar a los chuzazos limpios Damián, sin obviar citas a José Pedro Díaz o Rodríguez Monegal.

Dijo Vasil el Mudancero: siempre armando relajo tú, como la vez que anduviste con… (aquí actúa la censura)

Ana Maria

Sábado de cierre. Obviaré a Nelson Guerra. Milton Fornaro leyó cosas divertidas. Leyó Caillabet. Tomás de Mattos y Aldyr Garcia Schlee cruzaron fuego, ya que el primero escribió el notorio “Bernabé, Bernabé” y el segundo escribió, en portugués, “Don Frutos” y está en trance de publicarlo en la filial de Alfaguara en Brasil. El primero hablando del sobrino y el otro del tío que fue presidente de la República.
La cosa se fue entre violín y piano y canapés y coca e intercambio de correos electrónicos. Hubo un intercambio muy fructífero entre escritores que no tuvo una presencia de público importante. ¿Cómo se puede hacer para que la gente aparezca? ¿Aparecerá algún día? ¿Se habrá perdido la capacidad de leer en la sociedad? ¿Faltó difusión? ¿Fue la lluvia? Yo qué sé. Lo que sí sé es que quedé con ganas.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en Aldyr Schlee, Banda Oriental, Henry Trujillo, Literatura en general, Luis Pereira, Maldonado, Premio Nacional de Narrativa, Valentín Trujillo. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Segundo Encuentro de Escrituras

  1. >Ignacio:Muy buena la crónica.Vasil en su mejor nivel.Ahora, ¿no quedo yo con un perfil medio patoteril en tu retrato?… ¿Yo andarme peleando con la gente? Ándale…

    Me gusta

  2. Diegzor dijo:

    >Lindos piques de blogs de escritores pasaste. Los visitaremos.

    Me gusta

  3. el hongo dijo:

    >gonzáles bertolino!!!, no se haga el santo. Usted maltrató a esos pobres señores. Y usted señor fenández de palleja tiró el manotazo y escondió la piedra.una vergüenza.

    Me gusta

  4. >Sin duda, lo de Fernández de Palleja rozó el gerontocidio…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .