De la primicia a la investigación histérica

Mucho para él

 ¿Qué espera uno cuando va a ver una del Woody? Seguro que no son tiros ni acción, siendo que uno no considere acción al ping pong dialógico que suele plantearse. Si quieren saber más, pregúntenle a Damián (que ha citado unos dudosos comentarios míos en http://www.tartatextual.blogspot.com/) o a Diegzor (www.stopcostner.blogspot.com) quien suele ocuparse de cine, y no como yo que tengo por buena tanto una película como un comentario de Vasil el Mudancero que, por otra parte, está encantadísimo de salir en interné. Aunque me ha manifestado que no está muy de acuerdo con mis elecciones, ya que no miro muchas (casi ninguna) de tiros y tetas debido a que suelo mirarlas con la asesora de este Chorizo. “Scoop” quiere decir “primicia” y tiene un aire shakesperiano (por los fantasmas) llevado al ritmo comediante neoyorquino del Woody, que se encarga de encargar al mago de baja estofa que hace de ladero de la rubia linda (Scarlet Johanson) que, según Vasil, no muestra todo lo que tiene salvo en el momento en que adopta una pose de tipo Baywatch para seducir al millonario sospechoso en la piscina de un club privado. Se quedó con ganas Vasil. La trama es como de detectives adolescentes ingleses si salvamos el detalle de que Scarlet se encama con el millonario parecido a Fernando Morena sin mayores dilaciones ni complejos.

Dijo Vasil: me hubiera gustado ver cuando la ponían, pa mí que no voltearon nada…

Y debo confesar que me quedó la misma sensación. Gusto a poco, che. Y eso me lleva hasta Rumania, de donde viene “Bucarest 12:08” (el título en rumano dice cualquier otra cosa), una muestra de que se puede laburar muy bien sin grandes capitales. Pero primero tuve que llegar hasta la sala de Cinemateca 18 (dios la tenga en la gloria y ahí mismo en Montevideo) donde hasta daba gusto que la proyección no fuera muy buena. Un productor de televisión –un verdadero excremento propietario del canal- de una ciudad chica de Rumania va a hacer un programa sobre un hito histórico del país. “¿Hubo o no hubo revolución en esta ciudad?” será el leitmotiv del programa que, además de entrevistar a dos tipos, recibe llamadas en vivo. (Ubiquémonos: los rumanos se insubordinaron contra el dictador comunista Ceaucescu y lo lincharon. Sucedió en Bucarest (Bucuresti).) Al principio parecía una película costumbrista más, pero terminó siendo la película más hilarante que he visto en el año. Supongo que la explosión de la inteligencia que usualmente se llama “risa” tiene origen en el contraste brusco de sinapsis. Entonces, unos personajes que podrían ser de uno de nuestros pueblos, bastante arquetípicos y buenamente estereotipados, puestos de manera sabia en escena y en el contexto adecuado (que es el inadecuado) producen verdaderos retorcijones de risa. Porque tal vez los años del régimen comunista impregnaron a un obrero textil un método de entrevista policial que termina saliendo en televisión hablado en rumano, esa lengua a la vez tan familiar y extraña por cuanto tiene una base latina cuyos baches son rellanados de eslavo. La idea es investigar pero, como sucede en cualquier pueblo chico, casi nunca se trata de una primicia.

http://www.youtube.com/watch?v=FoOtb0gNwpo

Remató Vasil: si me entrevistaban a mí decía lo mismo

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en Vasil el Mudancero. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a De la primicia a la investigación histérica

  1. Diegzor dijo:

    >Sobre Scoop. Tengo muchas ganas de verla porque cada tanto Woody rompe el molde y pira con cosas de fantasmas o tragedias griegas como hace en esta. No se, por lo menos suele ser inesperado y lo inesperado, rinde.Sobre el “gusto a poco”. Siempre es asi Woody Allen no? Uno dice, pa que genio, pa que dialogos, pa que todo y cuando termina dice. “Y? Al final no me rei ni tanto….”Y vuelta a esperar al año que viene….

    Me gusta

  2. >¿Y quién espera reírse con Woody Allen en la misma medida en que uno se ríe de cualquier otro comediante? Y más, sobre todo, en las películas de Woody de mediados de los ’70 para acá (ya no “El dormilón” o “Bananas”), porque en ese caso el humor ya es otra cosa, se da como añadidura de una reflexión muy seria, aguda y por momentos desgarrante acerca de la condición humana de la clase-media-intelectual-judío-primer-mundista. A lo que voy es que me parece que no hay que esperar reírse en las películas de Allen (¡y bien que termino riéndome como loco…!) como si eso fuera un factor primordial. En cuanto a que es inesperado, bueno, sí, por suerte lo sigue siendo. Y en cuanto a “Scoop”, es probable que sea uno de sus trabajos más flojos en mucho tiempo. Un tipo de película en la que se nota que hubo un director que se tomó el tiempo para hacer una película y mientras tanto se puso a hacer otra película (“Scoop”) para no echar de menos el ejercicio.

    Me gusta

  3. Ignacio dijo:

    >miren Bucarest!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s