La oruga de fuego

La oruga de fuego
va envuelta de telares produciéndose
hipotecariamente.

El caparazón alquilado
de oxígeno en polvo
es un jaque mate lento
sin vuelta.

Es decisión del usuario
que la ruta sea sedosa
como una catarata
o de plástico rubio.

Las cenizas son polillas en potencia
que en espirales vuelan desde el puente
hacia el río ya seco.

No se podrá volar
pero sí disfrutar el vientito
del regreso al suelo.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s