Hemorragia

se dedica a Jhonny Reyes, pastor de hormigas

Los codazos de la vida
-que es un río de palabras-
van enclaustrando la herida
que acaba por ser un órgano.

Es una bomba anegada
el reloj que da los pulsos,
mientras ideas sangradas
son las de los mandamientos.

Sufre hemorragias internas
la sangre de las banderas
que en elecciones internas
van gritando muerte o muerte.

Son coágulos los riñones
y los ojos fríos cálculos,
inyaculan los cojones
dinamita hacia la lengua.

Sólo en el orden tranquilo
de los pastores de hormigas
puede latir con sigilo
la palabra bien rumbeada.

Haciendo de cáscaras tinta
volcándose se completan
sendas de rabia extinta
abiertas por los estetas.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en Jhonny Ricardo Reyes Peñalva, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s