Poetas disléxicos

Se confunden la batata y la papa
los poetas disléxicos.

Gastan plantaciones de eucaliptus
reescribiendo metáforas anoréxicas
invisibles.

La bata tapa la pata
y por deber ambo embebo.

Pasan años adheridos
a la vidriera de una idea
a la que le aportan baba creyendo que es Dadá.

Lo peor es que se destacan
por su buena ortografía
y dominio de lo prusiano.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s