Fotos

 Con Pablo, hicimos el último programa de “Sagitaire” (el número 18). Pasamos Gardel, Vinicius, O Rappa, la Vela Puerca, Kenny Rogers, Luis Hernández, María Helena Walsh et altres. La energía fluyó varias veces, por ejemplo cuando entrevistamos el jueves a Wellington Prates, que estrenaba disco el viernes. Pasó Luis Jorge a devolver unas revistas y llamó el oyente identificado como “el vecino” para enseñarnos acerca del pueblo judío. Después de leer al aire un poema coprolálico (disponible en http://www.orgasmosenlosojos.blogspot.com/) ofrendado a Carlos Peláez, alma máter de Magoya (90.5). Nos fuimos escuchando “El trencito del oeste”.

Nos volcamos por las calles de Maldonado. Patricia nos acompañaba. De un bar tugurio salía la voz de Zitarrosa pero se trataba del propio bolichero, que entonaba “Diez décimas de saludo al pueblo argentino”. Calle céntrica a la deriva. Por Santa Teresa encontramos al Pepe, que nos enseñó un truco con una botella de vino y su respectivo corcho. Había que meter el corcho y sacarlo usando una bolsa de náilon. Pablo sopló fuerte y el Pepe se rió un punto más arriba de volumen. Compró una, la tomamos, se fue.

“Vamos a pasar por el comité de los colorados” (es sabido que los comités de las agrupaciones políticas en este país son lugares donde ocasionalmente se consiguen chorizos). Tarde, cerrado. Emprendemos el retorno a mi casa. En la calle estaban pegadas con cola en columnas y basureros las listas de las elecciones de las juventudes del Partido Colorado.

Llamados por el bar, que seguía de cantarola, entramos. Un cantante bajito, panzón, bigotón, un Horacio Guarany de championes blancos. Otro, más alto, panzón y con un gorrito, usaba una camisa roja al mejor estilo del Hugo Chávez. Los guitarreros, de estampa detonada, daban las espaldas a la puerta de calle y la cara a los vasos que se apiñaban en el mostrador. Después de que Antonio, un mamado petizo y añejo, quebrara un vaso contra el paño de la mesa de pool, nuestro Horacio genérico nos cuenta que tiene cáncer, que ama a su ex mujer de Treinta y Tres y que llora cada vez que cruza el puente de vuelta. Uno de los guitarreros, el que estuvo varias veces en Italia, canta conmigo a dúo en portugués aquel éxito de Wando que dice “você é luz, é raio estrela e luar, manh…”

El decorado: fotos de Gardel y Zitarrosa, telarañas negras colgando de las paredes, botellas, mostrador. Dos mujeres, una más blanca de pelo negro y pantalón camuflado, otra más morocha y cuadrada con pelo platino sin olvidar la campera camuflada combinada con zapatos rojos de tacos y sonrisa. Cerveza, alguna cañita, un nacional. Folclore de championes.


Luego de dormir dos horas el viernes porque justo había fiesta en casa, nos tomamos el Olivera rumbo al pueblo. Aparte de regar árboles en un campo con ponis, no pude evitar enterarme por medio de un cartel pegado en el vidrio de una veterinaria que en algún punto de Treinta y Tres se llevaría a cabo una jornada hípica titulada “Jineteando por un sueño”, organizada por la “Tropilla la sentenciada” (parece que Riccetto empezó su tropilla con caballos destinados al abasto). En la revista del cable, donde se publican los nombres y fechas de los niños nacidos en el mes (además de los casamientos por venir) supe que acaba de llegar al mundo Wandanara Mota Mota, lo cual me hizo recordar el nombre de uno de los que estaba en una lista de los candidatos colorados en Maldonado. No me detendré mucho en la danza del vientre ejecutada en el canal de cable de Treinta y Tres (en el programa del Gordo Lago) porque mis palabras no podrían dar cuenta de lo que vi ese mediodía.

Vuelvo a Maldonado y el agua está cortada. Por la mañana, una radio de Montevideo transmite desde Treinta y Tres y hablan de arroz. Mi vida se transformó entre las dos y pico y tres y pico de la tarde. Vasil me va a ayudar.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en Farmoca, gente de Maldonado, Magoya FM, narrativa propia, Sagitaire. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Fotos

  1. >Señor Nacho:Interesantes aventuras las suyas; al menos para alguien tan poco aventurero como yo, que apenas me atrevo a introducirme entre las ramitas de mis bonsái con las filosas tijeras, y embellecerlos.Adelante.H.

    Me gusta

  2. >¿Aventuras? Nacho, todavía te están buscando…¿Para cuándo Sagitaire “reprise”?

    Me gusta

  3. Ignacio dijo:

    >pera que busco en el diccionario qué quiere decir reprise y te contesto…Estimado Hebert:Es que no fueron aventuras, sólo salí a caminar por la calle…Gracias por asomarte a mi maravillosa indianajonesca vida!Saludos a Don Santos

    Me gusta

  4. Ignacio dijo:

    >comentario suprimido

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s