Manifiesto censurado

Propongo que éste que aquí corre
sea el último poema de poemas,

o por lo menos que los poemas
le importen a los lectores que comen y duermen.

Propongo que los poemas se escriban
para provocar cosas en los lectores

que no sean uno mismo.

Como quien baila o se come un asado
que sea el disfrute frutal.

Propongo ir más allá del hongo añejo
y tener siempre húmedas las paredes de las palabras.

Hay que darle y darle al principal
órgano sexual y poético
para que no sea solamente
un intestino gris que se tira pedos
depresivos.

Propongo sepultar las cenizas
y escribir poemas como quien coge.

Por el puro placer de la palabra.

Nota: busquen los lectores poemas míos contradictorios con éste y los encontrarán y no.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s