Diálogo con un transportista

Nacido y criado, en la séptima sección, Sierra de los Miñangos, donde ahora están las viviendas, frente a las viviendas mismo, ¿viste una hilera de transparentes que está al costado de la ruta 13 vieja?, lindero de lo de los viejos Echeverría, que después los jodió Novo, el prestamista; cuatro hermanos eran los Echeverría, todos solteros. Bueno el mate. Mate de transportista. Che…, ¿todos solteros los viejos? Sí, murieron los padres y quedaron ahí, nunca se casaron, vivían todos juntos. Raro, ¿no?, agarrarían locas… Y sí, digo yo…, había un quilombo allá, un rancho de terrón, tenías que verlo a aquello, ni farolito tenía, entrabas y había unas putas viejas tejiendo, yo iba a debutar ahí pero no me dio el cuero, tas loco… Me llama mucho la atención lo de los cuatro viejos viviendo ahí solos. Es raro sí, y el Novo este les tomó los puntos y los pasó pa lo carpido, les prometió que con no sé qué plata iba a invertir y a hacer el doble pero se desapareció, dicen que se fue pal Chuy y puso carnicería. Debía carnear clandestino encima… No te dudo. Vos sabés que allá en mi pueblo casi toda la carne es carneada clandestino, bah, robado; había un carnicero allá en el barrio que hasta empleado tenía, iba de noche en una Fiorino pa campaña, los locos mataban y carneaban, él transportaba y vendía, hasta que lo agarraron, pero ya está suelto evidentemente… Como este Novo, a los años volvió a joder gente, prestamista era, anduvo por hacer negocio con un compañero mío cuando yo estaba en la Conaprole y lo avivé porque si no lo clavaba de cabeza… A mí me pasó algo parecido, zafé de asco, a un amigo el tipo ya lo había cagado con un alquiler, le prometió una casa con muebles y aquello ni sillas tenía, nada, yo estaba por hacer negocio con el tipo, Urrutia se llama, Edgardo Urrutia, le había dado seña y todo pero me tenía a cuentos che, hasta que me acordé de que mi amigo me había dicho que el Urrutia ese era brizco, sumé dos más dos y me hice devolver la seña que le había dejado. Acá lo que pasa es que viene gente de todos lados, hay gente bien pero los chorros también hacen temporada, fíjate que el otro día me afanaron un espejo de la camioneta, pa hacer daño nomás. Sólo por joder, mismo…, ahora que decís, la otra vez le dejé a Vasil un papel pegado en el parabrisas del Changan, no tenía crédito en el celular…, y se tuvo que comer un viaje al pedo hasta José Ignacio porque no sabía que no tenía que ir… ¿Y por qué no le dijiste a él, si estaba el camión sería que estaba el hombre? Lo que pasa es que, viste cómo es, el viejo la estaba poniendo, ya me había dicho que para esa noche había conseguido alguito. Pero tú también muchacho, dejarle el papel ahí… Lo más gracioso es que parece que me hubieran estado pastoreando, porque por lo que hablé después con Vasil todo fue cuestión de minutos porque la mina hizo el laburo rápido, muy rápido, viste que todo es rápido en esta época. Deja, deja, dime a mí que ando en la ruta, andan como loquitos, juegan carreras, el otro día iba en la camioneta por la 39, pasando el aserradero viejo y se me tiró un porteño en una de esas cuatro por cuatro que no sabes lo que era, a mí no me hizo nada pero al loco de la moto que venía adelante le hizo un finito que casi lo tira, con tres gurises colgaos de la moto venía. Bueno, y pa colmo vos andás con la fauna de acá del supermercado. Hay un petizo que es una caricatura, el Héctor, “¿y, man?” te dice, vive por acá por Manantiales y vive diciendo que se agarra brutos pedos y que después viene a laburar olímpico, mala tos le siento al gato… Están hechos moco, aparte el turco los explota, les paga vintenes por laburar como bichos. Seguro, también hay que ver que la mayoría de ellos difícilmente consiga otro trabajo, pero hay algunos que dan para más, hay una de las cajeras por ejemplo… ¿La rubia de moñito? Esa misma. A esa me la estoy culeando justo. ¡Epa! Y sí…, no queda otra…, es la última en bajar allá en San Carlos y un día la cacé del pescuezo. ¿Y enfrenó? ¡No va a enfrenar!, estaba esperando que la chapara y ahora es meta y ponga. ¿En los asientos de atrás? Como corresponde, pero el primero se lo eché adelante nomás, le volié la pata y la empecé a chuponear ahí mismo, se quejaba apretadita che, lo único que me costó fue pelarle los lompa… ¿Por? Lo que pasa es que es medio caderudita, pero firmecita eh, no vayas a creer que es fofa, y no sabés cómo galopa, y unas tetas, me llené las manos, la boca, todo, un espectáculo aquello, la vieras saltar toda sudadita a la luz de la casa de los viejos de ella. ¿Cómo? Eso, se la puse viendo a los viejos de espalda con Telenoche Segunda Edición. ¡Animal capacitao pal trabajo a campo abierto! Son años m’hijo, si tendrás pa aprender en el gremio de nosotros…

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en narrativa propia. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Diálogo con un transportista

  1. Anonymous dijo:

    >Che, mi hermana , es cajera del super, es la ultima de bajar del omnibus y mis viejos miran el informativo del 12 . Mmmmmm…. pa mi que este se la voltio. LENINE, estivo increible, me hice fanatico mal, lo escucho todo el tiempo y cada vez me gusta mas la musica del tipo. Es IMPONENTE y las brasileras que andaban en el toque , Bueeee…que decir mijo, Caballas , divinas …Salu, cumpa.

    Me gusta

  2. Ignacio dijo:

    >estuviste en Lapataia? yo no pude dedicarme al registro de la carne ya que me encontraba bajo suave custodia policial…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s