La semilla y el huevo

“A uva virou ovo voador.”
 
Peres de Alcântara

La yema del huevo de vino
se engarza en la mano clara de estrellas.

Es cerebral.

Dueña de la pincelada displicente
y lujo para la carne de fuego.

Lo supe sobre piedras del tiempo
a mares,
cuando el sol traicionó
el perfil noctámbulo del genio de la lámpara de Omar,

que terminó escupida rumbo al ciclo.

Pero la luz
dio al pensamiento la chance
de añejarse durante estos segundos.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La semilla y el huevo

  1. >bueno, pero me suena a que lo de la foto no es un huevito sino una piedra marina.

    Me gusta

  2. Ignacio dijo:

    >piedra de agua sin congelar?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s