Desafíos

El Diablo y Dios estaban desafiándose. La consigna fue crear la cosa más bella y compleja. Cuando Eva quedó pronta, el Diablo perdió el desafío y ganó poder.
Dios pidió revancha. Propuso crear la cosa más simple y más compleja a la vez. El Diablo, después de pensar un poco, creó el amor de Eva hacia Adán. Ganó el desafío y ganó poder.
Dios, cuya sabiduría está antes que todo, consiguió que el Diablo mandara en el mundo, se liberó de responsabilidades y se fue con su mujer de vacaciones.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en microcuentos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s