La forma del soneto

Se trata primero de la mirada
que precede a los ojos infinitos,
la primera estrofa es la calzada
donde se forma el cimiento del grito.

Se levantan las paredes del cuarteto
con la mezcla de la imagen y el abrazo,
se encuentra emparedado en el soneto
el encuentro de los besos y los trazos.

Van mirando estos tercetos una noche
y dos almas y dos mundos que se unen
en un architectónico derroche

de piel verbal y cópula humana,
de biopoética forma de numen
que de sábanas y papel emanan.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema, soneto. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La forma del soneto

  1. >me gusta mucho el manejo de los versos, sobre todo por las palabras finales de la última estrofa.

    Me gusta

  2. Ignacio dijo:

    >es donde acaba…

    Me gusta

  3. >Está bien… es bastante bueno, eso sí; tené ojo con los versos de doce sílabas (hay que serle fiel a la tradición, jejeje)…Buen trabajo!!Abrazo!A.A

    Me gusta

  4. Ignacio dijo:

    >je, je, eso porque no viste los sonetones de mi amigo Jhonny en http://www.noctivagon.blogspot.com

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s