Bosquimanos Koriak

Vuelan las pelotitas de colores,
frenan en el aire, parpadean
y repentinas cambian de sabores,
son una banda que relampaguea.

Surgen personajes del fondo oscuro
macizo como red de corrupción
y el mundo se convierte en un conjuro
donde la vida es fulguración.

Todos los ojos siguen a Olej,
un muñeco chico, que mueven seis
personas desplazándose a la vez.

Revoloteó en la sala el delirio;
luego, mostrados los trucos, pensé
que es más simple el vuelo que el equilibrio.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema, soneto. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Bosquimanos Koriak

  1. Ignacio dijo:

    >A mí es lo que me gusta también.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s