No

No hay orgasmo sin respiración.
No hay paz con fuegos artificiales.
No se come bien en las comidas.
No hay libertad en la presión
de la cultura aculturada.
No hay paz si no hay silencio.
No hay necesidad de llenar el tiempo
con comentarios sobre el tiempo.
No se caga bien en el desconcierto,
no se disfruta pensando en el sueño
que te dan las formalidades.
No se puede huir de la fiesta obligatoria
ni escapar de los irreflexivos pertinaces.
No hay forma de esquivar las boletas
que te endilga quien te quiere.
No se puede ser feliz:
hay que aparentarlo.
No hay felicidad en las reglas de diciembre.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s