Las hojas floristas

Las hojas floristas
se afincan en las ventanas florecidas,
ambiguas,
con todo el universo circulándole
por las venas
y por eso mismo ligeras,
con la velocidad justa para
ganarle la carrera a los estanques y las tormentas,
para empatarse y saludar en el sudor
apareado.

Las hojas enanos golpean
con yunquecitos alineados,
con ojos niñas que con manos
hacia el estante baldosean,
se recrean.

Las hojas niñas
abren sus ojos contentas
al crepúsculo hojaldrado
que nieva con hormiguitas
alineadas,
se crean,

se siembran jazmines negrísimos
como la plata
para que el instante sea baile.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Las hojas floristas

  1. Navarrete dijo:

    >hola profe esta bueno el poema, tiene “ritmica” jaja nos vems y publiquese algo en chorizo de rueda

    Me gusta

  2. >no sabía que eras profesor. excelente el texto, para variar, sobre todo en las exageraciones inesperadas.

    Me gusta

  3. Ignacio dijo:

    >humilde profesor de provincias… Pero exagerado, cierto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s