Nocturno

 

Hacía un rato que no iba. Me asaltaba la nostalgia. Uno, que ha sabido cultivar una ruta, no la olvida fácilmente. Eso me pasaba con Lucía. Y con Sheila. U otras de las cuales solo tengo recuerdos fotográficos o del tacto. O con aquella argentina que me recordaba a otra de su misma nacionalidad, con muy parecida suavidad. Llegué a pensar que el lenguaje tenía cierta preponderancia, pero un par de cosas me disuadieron del tecnicismo.
Estar casado significa la existencia de algunas rutinas. Levantarse, desayunar, ir a trabajar, visitar parientes y ser visitado por éstos. Generar una red de amigos casados para poder hablar con el tipo mientras a ella la dejás hablando con la otra. Necesitan pensar que los hombres son todos iguales, realizar las comprobaciones necesarias a fin de asegurarse de su superioridad moral y su indudable visión a la hora de comprar vestimenta. Los hombres, a su vez, precisan como el aire ese conversar de costado sobre detalles técnicos intrascendentes en el que se mencionan como simplezas las últimas hazañas con el taladro o el detallecito de la puerta del auto que uno descubre y el otro agradece. Estar casado significa, muchas veces, la supresión más o menos voluntaria de la sorpresa y el vértigo que quisiste tener cuando no estabas en yunta, es decir, tirando. Quiere decir, sobre todo, estar como Paolo y Francesca, metidos ahí en la burbuja y condenados por tanto a no ver otros hombres ni mujeres. No como en tiempos de otrora, cuando uno saboreaba la emoción atávica de la cacería y no tenía prurito en estar con Nicole a la vista de Lucía, que en realidad se hacía llamar Karina y un día, conversando, ¿por qué no?, me había confesado su verdadero nombre.
A veces la canilla se cierra. Se entiende, no preciso explicar. La necesidad aparece con una urgencia comparable a la del mediodía, haciendo la salvedad de que la de la del mediodía se satisface diariamente sin que la moral y las buenas costumbres pongan trabas. Todos sabemos que nuestra alma está hecha de un sistema de válvulas y pasadizos. Es menester que el chi circule con fluidez para evitar enfermedades. Vuelvo a lo de la moral, que no es más que un candado oxidado que se le pone a un árbol en crecimiento. Las hojas nuevas ejercen su presión a fuerza de humedad. Los argumentos a favor de la naturaleza empiezan a florecer, se contemplan a sí mismos en el espejo de las gotitas de rocío. Los estambres toman la batuta.
Luego de un palabrerío interno, veo la oportunidad y la aprovecho. Logro generar la voluntad necesaria para mantener mi cara habitual al tiempo que planeo la escapada, calculo horarios, recuerdo que el celular tiene que estar en silencio y tengo que decir que me había olvidado de subirle el volumen. Saboreo. Ella se va. Me despido con una actitud cuidadosamente normal. Pienso que se me debe notar la diferencia pero que no tiene por qué sospechar, perfectamente puedo estar cansado, estresado por el laburo o algo. Su camino es hacia un lado y el mío, unos minutos después, hacia otro. Al llegar, experimento una sensación de vuelta a los viejos tiempos. Me meto por los pasillos. Hay gente nueva. Transcurro buscando caras de antes, no sin ponderar las virtudes de quienes no conozco pero podría conocer. Aparece en una puerta Lucía. Nos saludamos como si nos hubiéramos visto ayer. En algún momento pensé que me quería. Yo pensé que la quería. Después pensé que quizá sólo fuera simpática, idea que cambió porque, al despedirme de Nicole, no dejaba de pasar a saludarla, atención que ella retribuía sin fingir. Tal vez nos teníamos aprecio por alguna razón, nos caíamos simpáticos. A saberlo uno… La cosa es que nos dimos un abrazo, nos preguntamos por nuestras vidas, yo valoré su estado suavemente atlético. Me admiré de que siguiera y se lo dije. Algo comentó antes de que yo decidiera dar una vueltita por el lugar, por si algo me tentaba.
Salí pensando en volver con Lucía, creo. En esa oscuridad, era una opción cálida y conocida. Venía rumiando mi decisión cuando, en un lugar habitualmente libre de mujeres vestidas, apareció mi directora de sección, que me vio así como nos enfrentamos. Con ella venía la secretaria de departamento, la contadora Nández y otros que no llegué a identificar pero que no dudé en vincular con mi trabajo. Deduje que hacían algún tipo de observación de campo antropológica. O algo hablé con la directora y me lo dijo. Intenté camuflarme en el grupo, como si yo también investigara. La sonrisita de la directora fue cristalina. Después no me acuerdo de nada, probablemente porque no vale la pena.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en narrativa propia. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Nocturno

  1. >Chori: Muy interesante el texto. Creí, sí, haberte visto conversando con Lucía. Al lado de su puerta está mi amiga, Evelyn.Abrazo!!!!

    Me gusta

  2. Telemías dijo:

    >Este debe ser uno de los posts más entretenidos que has puesto. Felicitaciones. Me gustó mucho esa descripción de la rutina matrimonial.

    Me gusta

  3. >Interesante, Nacho. Bien llevado, además. Creo que hasta podría dilatarse, condimentar la trama. Pero te lo dice alguien que ya no escribe, o anda casi en eso, así que no me hagas caso.Un abrazo.L.

    Me gusta

  4. Ignacio dijo:

    >Hebert: Capaz que a vos te parece que yo escribo… Telemías y Archi: Sois unos putanheros (estoy en Brasil y no hay esa letra que ustedes saben).Gracias a todos por visitar mi club.

    Me gusta

  5. >Adjunto, para todo el mundo, el enlace a un nuevo foro de literatura, religión, política, chistes verdes, negros y azul marinos, etc…http://redcomunitaria.com/foro/

    Me gusta

  6. Jhonny dijo:

    >Cómo has evolucionado con el tiempo vos, eh. Te acordás lo que escribíamos de forma Klandestina. Al menos podemos decir que las canas reflejan algo agradable.

    Me gusta

  7. Anonymous dijo:

    >Hola.Antes de nada, perdona que te escriba esto como un comentario, pero es que no vi tu email en el tu blogSoy el webmaster de publizida.esPublizida BLOG’S es un ranking / directorio de clasificación de blogs en español, creado con el único propósito de dar a conocer los mejores blog’sRegistrando su blog en Publizida BLOG’S accederás al servicio de estadísticas gratuitas y podrás participar en el TOP.RANKINGTambién puedes acceder a la valoración que los usuarios hacen de su página.Y lo mas importante…darte a conocer y aumentar el numero de visitantes a tu BLOG de manera totalmente gratuita.Si te interesa puedes darte de altaALTA DIRECTORIO DE BLOGSo visitanos en ……DIRECTORIO DE BLOGSHTTP://PUBLIZIDA.ESMuchas Gracias por tu tiempo… y disculpa si no fue la mejor manera de darme a conocer.Un saludo.DAVID T.Webmaster de Publizida.es

    Me gusta

  8. Anonymous dijo:

    >Hola.Antes de nada, perdona que te escriba esto como un comentario, pero es que no vi tu email en el tu blogSoy el webmaster de publizida.esPublizida BLOG’S es un ranking / directorio de clasificación de blogs en español, creado con el único propósito de dar a conocer los mejores blog’sRegistrando su blog en Publizida BLOG’S accederás al servicio de estadísticas gratuitas y podrás participar en el TOP.RANKINGTambién puedes acceder a la valoración que los usuarios hacen de su página.Y lo mas importante…darte a conocer y aumentar el numero de visitantes a tu BLOG de manera totalmente gratuita.Si te interesa puedes darte de altaALTA DIRECTORIO DE BLOGSo visitanos en ……DIRECTORIO DE BLOGSHTTP://PUBLIZIDA.ESMuchas Gracias por tu tiempo… y disculpa si no fue la mejor manera de darme a conocer.Un saludo.DAVID T.Webmaster de Publizida.es

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s