Sobre Llarvi

 

El otro día pensaba sobre las cosas que no llegan, a raíz que que la diaria se había atrasado varias horas respecto a su hora habitual. Había andado paseando, según me dijo el diariero. Me venían a la mente unos libros de Banda Oriental que sin embargo no me venían a las manos. Especialmente, añoraba leer “Mecanismos sensibles” de Leonardo Cabrera. Y me llamó mi madre de Treinta y Tres, diciéndome que había llegado un montón de libros.
Arreglado el envío, en una caja cuadrada llegaron todos. El de Leonardo, dos de Delgado Aparaín (una de mis debilidades), uno de Omar Prego sobre Onetti (que anoche me incitó a la escritura de un poema descontrolado, ya publicado donde corresponde y bellamente ilustrado), entre otros. “Mecanismos sensibles” duró una sola tarde deliciosa. “Vagabundo y errante” de Delgado Aparaín me arrancó risas cada dos por tres y cuando quise acordar se había esfumado. Agarré el de Prego, bastante parecido a una biografía y muy entretenido, amén de ilustrativo.
Hoy entré a esta página, más que nada para sintonizar mi radio favorita. Y, en la lista de blogs, vi que había una nueva entrada en tArTaTeXtUaL. Siempre abro rápido porque me parece que es de lo mejor que se puede leer. Así nomás, en general. El peludo escribe muy bien. Su destino es sin dudarlo la literatura, pero una de esas literaturas que llueven como una cerrazón sobre la realidad, envolviéndola como un náilon de ese que viene en rollos, mostrándola pero más brillantecita y conservada. Y resultó que el degenerado, así como puso que se había muerto Benedetti, va y pone que se ganó el Premio Nacional de Narrativa. Y yo que vengo de la contentura del Pichichi, y de que Defensor le ganó a Boca, y que perdió el cuadro de Cristiano Ronaldo, no sé muy bien qué hacer. Pero bueno, a mí no me toca hacer nada. Sólo aplaudir, al tiempo que voy pensando en cosas que no llegan, pero que llegan.
Sería canallesco en este momento aprovechar para reflotar mi vieja idea (plasmada por Pedro Peña en el prólogo de “Mecanismos sensibles”) de que estamos frente al surgimiento de una generación de escritores, sobre todo teniendo en cuenta que el ganador del premio se declara detractor de tal postura.
Qué bueno, ¿no? Muertos los análisis que ni siquiera hice, queda una sensación contenta.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en Banda Oriental, Damián González Bertolino, Premio Nacional de Narrativa. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sobre Llarvi

  1. Telemías dijo:

    >Ignacio: ¡Qué nos nieguen algo ahora!!!Grandes saludos a esas felices tierras.

    Me gusta

  2. >Aguante la generación Blogger

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s