La bola marrón

El mundo es una bola marrón, compuesta en partes desiguales por chocolate y por mierda. Tiene distintas vetas y consistencias, zonas puras y mestizas, oleajes y barras. Dependiendo de la posición del observador, hay distintas teorías que intentan explicarlo todo, o no. Hay quienes viven toda la vida en la mierda y pueden ser felices o no, pero en ella. Incluso, los disgustará la más mínima interferencia del chocolate. Están los que viven siempre en el dulce, que algunas veces conocen la alegría, pero pocas. Algunos se deslizan desde el cacao a la caca y generalmente son fatalistas nostálgicos. Otros hacen la ruta inversa y ensalzan el valor del trabajo. Los pobladores están también en las fronteras fecales, oliendo el chocolate. Resentidos o resignados. Los avaros terminan cavando un pozo de mierda para evitar que ésta se apodere de su chocolate. Sólo los que están en las imprecisas líneas divisorias sabrán manejar los sentidos con maestría y aprovechar cada respiro, cada vez que la boca se llena de lo que prefieren.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s