More


Los antepasados
tomaban güisqui de trébol,
ese que las gentes del pueblo,
cuando les faltó la papa,
usaron como excipiente para puteadas,
aunque ni siquiera el “Four leaves special blend”
les asegurara el favor de la tierra.

La raza se estiró
para ver más amplitud de verde
para que los descendientes de los barcos
pudieran tener el cuerpo en el barro
del estuario político que no avanza,
y la cabeza más arriba
para bucear en la güisquipedia
de Bukowski y de la Pampa,
donde todo puede comprenderse
sin que por ello deje de sonreírsele.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a More

  1. >n Esteban, como siempre. Va el abrazo de tu hermano Oriental.Roberto

    Me gusta

  2. F. de P. dijo:

    >Bienvenido, quienquiera que seas. Pero mirá que soy más oriental que casi todos.

    Me gusta

  3. >¿Una botellita de Salus con color ambarino?

    Me gusta

  4. F. de P. dijo:

    >Lo has dicho. Aunque me pregunto si los tréboles tomarán el mismo color.Una alegría recibirte acá, abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s