Las aventuras con Vasil el Mudancero (nueva temporada)

Estimados: el Chorizo se ha tomado unos días libres, por motivos que no competen a sus excelsas sensibilidades. El vacío lo hace volver, como un resorte, con nuevos bríos y antiguos personajes. Vasil el Mudancero vuelve para dotar de amor a la vida el negocio del transporte. A los legos en la materia, recomiendo que, si quieren conocer el pasado de este amigo mío, busquen en las etiquetas (situadas a la izquierda, hacia abajo) y pulsen donde dice su nombre, lo cual hará volver del pasado un puñado de historias y situaciones de mi vida en las que él participa. Ajusten los cinturones porque vamos a estar constantemente cruzando el puente de la Barra. Vamos.
.
.
Este verano volvimos a nuestro trabajo con mi inveterado amigo Vasil, que durante el año se dedica al pingüe oficio de las mudanzas. Sabido es que la de Maldonado es una sociedad dinámica como pocas en este país de población estable. Sucesivas olas de personas van inundando los barrios, especialmente los que están más lejos de la playa. Motivos variados traen a la gente, dentro de los cuales podríamos reseñar la expectativa de trabajar en la construcción, la promesa de prebendas si se cambia la credencial para votar a ese candidato, la expectativa de una prostitución más segura y bien paga, y así en adelante. Esto hace que las familias –y la gente que no se agrupa de este modo- se vean insertas en una peculiar deriva de casa en casa, a merced del conocimiento de los propietarios de apartamentitos de que la demanda es mucha y la oferta poca. Un año o dos en ese apartamento cuyo precio aumenta parejo con el color verde de la pared lindera con el vecino, que precisamente es el dueño, que agregó unos veinte metros cuadrados edificados al costado de su vivienda de un plan de los años sesenta. La convivencia con el vecino no tiene por qué ser la mejor. El trabajo estable sólo en algunos casos y los órganos sexuales colocados en lugares considerados ilegítimos contribuyen a parar la olla de mi amigo Vasil el Mudancero, quien además contribuye desinteresadamente con la manutención de unas vecinas de enfrente, que se turnan para ayudarlo a desagotar su virilidad, todo en el marco de una estricta convivencia y sin que los novios respectivos, uno trabajando de camionero de una distribuidora de cerveza y otro en la contru, tengan por qué ser necesariamente enterados de la connivencia. Vasil tuvo mujer, me lo contó, y con ella dos hijos, pero un día a ella se le ocurrió que no iba a tolerar que mi amigo introdujera su humanidad “en cuanta atorranta te abre las patas” y se fue, después de haberse asegurado el concurso de otro tipo que le permitiría seguir viviendo sin trabajar y que sí la quería llevar a bailar a las noches del Centro Español, a girar al ritmo de todos en torno de la pista, pispeando quién con quién, dónde puso la mano, volviendo al viejo estatus de bailarina fatal abandonado merced a que Vasil prefería por lejos las veladas del viejo Dancing Pamelita, hoy hecho astillas, que en paz no descanse. La mujer lo jodía, dicho por él. Después de que se quitó el fardo, ya sesteó despatarrado en la cama grande, ocasionalmente acompañado por muchachas de cuerpo joven y llenas de humildad pueblerina, aunque no exentas de malicia. Pero a él no lo engañaban. Por lo que me ha contado, él no es de esos hombres que tienen una mujer. Lo que le importa es mantener los huevos livianos y el estómago lleno, así de simple.
La cosa es Vasil amplió el negocio, en vista del aumento de la llegada de cruceristas. “Si todos curran, yo también” me dijo. Yo estaba tranquilo con mi casería en lo de los Randasso Strzswiuckiuk, unos porteños cajetillas pero bien a pesar de eso. Por más datos, la cara del hombre recuerda vivamente a la de Ungenio, el de Condorito. Durante el verano vienen y el trabajo se hace un poco más pesado, pero por suerte no son de esos que anden con indicaciones y la mujer no es quejosa, creo que porque tiene un amante más joven que le calma la ansiedad. El hombre no sé, pero paga ritualmente, así que no hay nada que decir de él. Además, como yo tengo iniciativa, más que yo seguirles los caprichos son ellos los que se ven forzados a seguir mi ritmo de sugerencias, porque para cuando vienen les tengo pronto el relevamiento de restaurantes (calidad, precio y exposición pública) y un menú de lecturas, que por supuesto he realizado con la plata de ellos y de acuerdo a mis gustos. Así, para este verano los esperé con los tres libros de Stieg Larsson, todos los de Mankell (como yo no pago, compré las ediciones carísimas de Tusquets), dos de Arnaldur Indridasson y una edición conmemorativa de “Tacuruses”, ilustrada y anotada. Y no dije nada de cómo les tengo el jardín, con especies autóctonas traídas del vivero de Artigas en Treinta y Tres, un jaspe en flor es aquello. En consideración de todo eso, y de dos o tres cosas que hice saber que sé, fue que me integré al negocio de Vasil, restándole horas a mi trabajo habitual, y no sueldo, agregando un nuevo jalón a mi currículum. Porque un día me llama Vasil y me dice que haber si me interesaba laburar con turistas, que sabía que yo había vivido un tiempo en el Chuy y entendía brasilero. Es más, le dije, hice unos añitos de inglés allá en el pueblo. Sin dudarlo, me prendí como una lapa al proyecto, que ya me explicaría esa noche, que fuera a la casa que tenía unas cervezas añejaditas en hielo esperándome. Recordé con nostalgia nuestros tiempos en el camioncito CHANGAN, que tuviera su apogeo cuando la changa que hacíamos había cobrado un refinamiento digno de balneario internacional: “Mudanza integral con lavado de wáter e instalaciones literarias”. Me embarqué en la invitación sin siquiera saber qué era, ni siquiera si me tocarían de nuevo aquellos traslados de libros en bicicleta.
(continuará)

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en Dancing Pamelita, gente de Maldonado, narrativa propia, Vasil el Mudancero. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Las aventuras con Vasil el Mudancero (nueva temporada)

  1. sono io dijo:

    >Que diga "continuará" al final significa que este será la nueva enfermera pero de apellido Silva?Sigo esperando mi regalito de pumpleeee…

    Me gusta

  2. >Esto que voy a decir será muy susanagimenezco, pero recién me percato de que Vasil es Silva. Ahora ya sé de dónde sacás las historias de raspadores putañeros, eh? ¿Quién no quisiera unas vecinas como las de Vasil?Abrazo!!!A.A

    Me gusta

  3. F. de P. dijo:

    >Amparch: Siga esperando.Archi: a) ¡Vivo! y b) Se llama Vasil porque el padre era comunista, el único de Aiguá en su momento. Le quiso poner Vasily pero la madre le dijo que era de puto. Y así quedó.

    Me gusta

  4. >a:Sí, el término indicado es gay… Lo que pasa es que los secuaces de Vasil no se sienten para nada atraídos hacia la corrección política. ¡Si son bolches los tipos!Nacho: Vasily, igual que Kandinsky o que el "coco"???Abrazo!A.A

    Me gusta

  5. F. de P. dijo:

    >Esa es mi hermana endilgándome el mote a mí, Archi…Bueno, bolchevique no era. Se trataba de un comunista poético, solidario, idílico y peón de una estancia, que aprendió el arte del comunismo de un rosarino que cayó una vez en marzo, después de algo y para siempre.Aclaro, por si las moscas, que no abrigo preconceptos hacia ninguna colectividad política, los dejo al frío.

    Me gusta

  6. >Bueno bueno, visto que quedé en el medio y no tengo un buen día…Gay tú, hermano desamorao, gay el personaje, es más políticamente correcto. (mirá si después viene Ortuño a denunciarte por discriminación!!!)Salute

    Me gusta

  7. >Y qué es eso de "no abrigo preconceptos hacia ninguna colectividad política"???pélateeeee!!!FANTASMAAA!!!

    Me gusta

  8. F. de P. dijo:

    >Vasil no es ni puto ni negro (manda decir, transcribo pasando a tercera persona y poniendo su nombre). No es políticamente correcto. No es blanco. No es frenteamplista. No es colorado. No conoce al PI. Yo conozco al PI, esa es nuestra diferencia. Ta bien, ya que dice que soy desamorao, no te hago nada la artesanía. Andá a pedírsela al griego ese. Ah, y los preconceptos están al frío.

    Me gusta

  9. ~·~ dijo:

    >Significa q están el Alaska???no te remontés que no sos cometa eh! Te quedás sin vino Chileno…

    Me gusta

  10. F. de P. dijo:

    >Piense, usté que está de lentes.

    Me gusta

  11. Telemías dijo:

    >Notable!!! Vamo' arriba!!! estas aventuras prometen!!!

    Me gusta

  12. F. de P. dijo:

    >Esperemos que cumplan…

    Me gusta

  13. F. de P. dijo:

    >Error grueso: sobre el final escribí "haber" cuando debió ser "a ver"

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .