Soneto con Pablo

Vamos con el Pablo hasta la Mansa,
quemamos noche en un petanguá
que explaya la mente, que la calla
y la luna está por la mitad.

Vamos de palabra a Curitiba
y a una mesa de bar en Aiguá
que sólo despacha rubias frías.
Lo importante es que estamos acá

repite el blablá por la cañada,
que nos manda a parar de repente:
una única hoja se hamaca

del banano inmerso en la cañada,
Nuestro mundo es otro de repente,
un reflejo único que se hamaca.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en Farmoca, poema, soneto. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Soneto con Pablo

  1. Anonymous dijo:

    >Buena foto!!!S.V. (RRR)

    Me gusta

  2. F. de P. dijo:

    >Lamento decepcionar a usted, ya que la foto no la saqué yo sino que la saqué de la mismísima red…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s