Diccionario color cielo (menos entradas duras que la otra vez, cuando quedamos afuera y yo escribía en Iscariote, esta vez ordenado según me acordaba)

Tabárez: el magisterio de la palabra, el enviado del pasado proyectando el futuro, el hombre viejo y sabio que ha mitigado su ímpetu, el que fuera un niño responsable y es un abuelo sabio que recuerda a los niños a cada instante.
Egidio: el cinco por antonomasia (el eje por antonomasia, como la torta frita, como su agujero), el arquetipo de un negro feo y retacón que juega en ese puesto, en Peñarol, y vino del interior sin que lo conocieran. Es Obdulio (que seguramente nació en Tacuarembó y lo esconden). Hasta el nombre.
Lugano: curiosa conjunción de sex símbol con canario que podríamos haber conocido en uno de nuestros pueblos, llamativa cara inyectada en sangre a la hora de salir al cruce, extraña falta de lentitud y patadones dados el puesto y la nacionalidad.
Forlán: el héroe. Cabellos de fuego, alas en los pies, ojos de cielo, etcétera. Ha debido hacer un largo periplo por tierras extrañas en las que se fue cargando con poderes eléctricos que hoy le permiten la vuelta a casa, aunque no cumpla aún con la premisa de casarse con la princesa local.
Suárez: el escudero de un Quijote al revés. También es al revés porque no habla mucho ni muy bien.
El Ruso Pérez: tiene la piel frágil. Arquetipo de deportista. Inteligencia media alta, habilidad adecuada al puesto, dedicación, juego limpio.
Godín: parece un perro, pero asombra que pueda jugar tan bien y durante tanto tiempo. Me recuerda, salvando la inmensidad que los separa, al Nico Rotundo, a aquella vez que hizo un enganche con gol y todo.
Victorino: todavía parece un jugador de Nacional, una lástima, aunque no haya rendido mal.
Muslera: de chiquito lo jodían mucho por la posición que denotaba su nombre. No ha demostrado, debería decirle a la defensa que la cague para poder lucirse. Veo comprometido su rol heroico. Acaso le corresponda un lugar en la mesa redonda, después de atajar un penal.
Fucile: de chiquito lo jodían los alumnos que sabían de cocina italiana. Después se afirmó de já izquierdo. Buen gurí, de barrio, amigo de los amigos.
Cavani: se llama Édinson, es de Salto, hace goles en Italia, alguien que me dé una mano, me parece que le toca de extra, o de “tío Édinson” llegando en Navidad con “los pandulce”.
El Mono Pereira: jugó en Defensor, allí mamó (metafóricamente) el rastro de sangre del gran Heber Silva Cantera, Chilelli, Ferreri, Graffigna, etcétera. Proyectado empero por un fino del fútbol. Un obrero en todas sus connotaciones. Póngale una camisa de tartán, un vaquero duro y zapatos amarillos e imagínelo llegando a la asamblea del SUNCA de termo y mate, callado.
El Nacho González: el creador, perfectamente extrapolable a los literarios. Se le sabe la pluma fina e incisiva, pero no le publican la novela. Tocayo mío, pero con pelo.
Abreu: una vez lo vi jugando al fútbol cinco en la cancha del Tola Luzardo en Treinta y Tres, piernas finas como Damián, pero más alto y con mejor camioneta. Tiempo después, estaba en un boliche al que yo iba para soltar la presión de mi último año de carrera. Temí por la salud de una compañera. Y, sacándole la bobada esa que tiene con Nacional, me tomaría una con él y le escribiría un cuento a lo Fontanarrosa sobre algo así como que de chiquito se le imantó el pie y también la cabeza, o algo de eso.
Lodeiro: ídolo de menos nenas que Lugano, cara de sufrir por algo, es la hoja que viene naciendo y se viene el invierno como una guillotina roja.
Larrionda: ¿Por qué no nos arbitra a nosotros?
Gorzy: integrante de una comunidad errante, de la cual algunos miembros deben hacerse pasar por estúpidos para acrecentar sus arcas.
Da Silveira: los que lo critican lo envidian.
Luiz Fabiano: Maradona hay uno solo, dos no hay quien aguante. Vai tomá no cu, seu cabra.
Yo: una cruza rara de yo mismo cuando era niño y de mi padre con una edad como la que yo tenía cuando era niño (y un poco más también), que siempre supera a la mía actual, por lo que me pregunto cómo seré cuando tenga sus mismos años.
Ella: No sé si aprendió la ley del orsai cuando se la explicamos con el Hernán, pero aprendió lo fundamental: hablar de costado, nunca adelante de la tele.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en diccionario, fútbol, fútbol uruguayo. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Diccionario color cielo (menos entradas duras que la otra vez, cuando quedamos afuera y yo escribía en Iscariote, esta vez ordenado según me acordaba)

  1. F. de P. dijo:

    >Me olvidé de Palito, y eso que hizo un gol. ¿Por qué está triste? ¿Carga sobre sus hombros el olvido de sus ancestrales tradiciones africanas enlentecidas acá? ¿Piensa mucho en el IRPF?

    Me gusta

  2. >Por eso a mí "me gusta" el Ruso! jajajaPalito pobre, está triste porque Forlán lo cagó a naco en un pase que debió darle y no lo hizo, errando así un gol regalao. Y además en junio se liquida IRPF…Por suerte miro sola los partidos, recuerdo tu estado de histerismo en esos momentos y agradezco no ser yo la que te tenga que sopapear. (mi mano quedaría doliendo incluso más que tu cara, jaja)Muy bueno. Besos.

    Me gusta

  3. io di nuovo! dijo:

    >Me faltaron algunas acotaciones…No te "metás" con el Loco! Todavía no entiendo, o me perdí alguna parte de los partidos jugados… Cuántos minutos lleva dentro de la cancha??El Nacho contigo sólo comparte nombre, lo blanco del ojo…y espero que no se depile.El Mono Pereira: la decripción te quedó impresionante! Parece que lo veo… Pero afloje con la crítica que es de mi club! jajaA Gorzy: en el mejor de los casos que este est´ñupido llegue a decir "a 2 partidos de…" por favor, alguien que ande en la vuelta que lo meta adentro de un león.Te faltó el premio consuelo, ese de último momento… El señor Anaranjado…jeje

    Me gusta

  4. F. de P. dijo:

    >1- Ahora miro los partidos como si fueran de ajedrez, gritando internamente. Dos de ellos en el liceo, con gurises de primero. El tercero en casa, y la que se exaltó un poco fue Espam.2- Eso de que lo estás viendo debe ser porque lo están mostrando en la tele.3- Me mataste con lo del Sr. Anaranjado: ¿la reaparición de la mascota de España 82?, ¿tu hermana? ¿El Gordo Loyarte?4- A Gorzy meterlo en el león lentamente.

    Me gusta

  5. io dijo:

    >Jaja, el gordo Loyarte! Sólo vos… El señor anaranjado es Julio Ríos! Que lloró por todos lados que no lo mandaban al mundial y al final, un par de días antes le salió el viaje, y allá está. No he visto sus reportes pero seguro deben ser todas notas de color…anaranjado! jiji*Al mono, si lo están mostrando no lo he visto, mal yo. Pero sí que tiene toda la pinta de camisa tartán…**y me comí una letra: es descripción.**(y lo de estúpido creo que se entendió que digité horrible)Gorzy: como va a pasar, no va a entrar de una en el león, empujarlo con un pie en el traste.

    Me gusta

  6. Telemías dijo:

    >buENAZO TODO EL DICIONARIO!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .