La dueña del Sol

Informaron los portales
que una mujer española,
más o menos de mi edad,
es la titular del sol.

Rezaba el certificado
que, a falta de otro reclamo
y habiéndolo usufructuado,
es la dueña y cobrará
impuestos por el bronceado.

Agregaron desde Rusia
que el sol muestra una sonrisa
y unos ojos tormentosos
que le dan una apariencia
de un enorme emoticón.

Ha filtrado Güiquilí
que es un adorno que puso
la reciente propietaria
con el motivo loable
de la evangelización
y que, hechos los papeles
frente al Rey y frente a Dios,
procederá de inmediato
a bautizar a los indios.

de “Poemas de rarezas”

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema, Poemas de rarezas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .