No me pongas

No me pongas palabras en la boca,
no conviertas mi lengua en un látigo
que chifla en el aire y lo desboca
cuando sabés que no busco ese vértigo.

No me siembres dientes en las palabras,
no uso el verbo para atacarte,
mis frases no son caminos de cabras
ni pumas que saltan a morderte.

No me plantes rayas entre líneas
para hacerle redadas a la calma,
no pidas oraciones sanguíneas.

Te sugiero que en la boca me metas,
con la gramática simple del alma,
tu concha sincera, tus claras tetas.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema, soneto. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a No me pongas

  1. Paula dijo:

    ¡Qué remate! Es la vuelta de tuerca Fernández de Palleja. Besos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s