Tea-Bag, Henning Mankell

Mankell

***

Tea-Bag significa, en inglés, saco de té. No es un nombre para una persona, salvo que esa persona lo tome para sí en el apuro por esconder su propia identidad, además de borronear todo lo referente a su origen. Así se llama una de los personajes de la novela, aunque el relato no se encargue exclusivamente de la muchacha africana sino que se posa también sobre las historias de una muchacha iraní muy gorda y una rusa armada de ganzúas. El eje de la narración, no obstante, es un poeta poco inteligible y poco leído cuyo editor le impone la escritura de una novela policial –y hasta el título de ella- porque vende, su corredor de bolsa lo estafa y lo botijea a pesar de ser mucho más joven y su madre anciana es un dechado de excentricidades, además de que la novia lo presiona para que encare la vida juntos y tener hijos.

El libro traza un bosquejo de los cambios de la sociedad sueca y, por extensión, europea, básicamente a raíz de los aluviones inmigratorios diversos, como se encargan de simbolizar sus personajes. El poeta, a quien se lo ve muy pendiente de su imagen pública y la cotización de sus acciones, se ve involuntariamente conectado con el submundo de la inmigración, anónima y más preocupada de huir y sobrevivir. Primero en una lectura en una biblioteca y, después, en un improvisado taller de escritura que le impone un antiguo amigo, el escritor es forzado a abrir los ojos a una realidad que desconocía y a envolverse en situaciones que le resultan ajenas e ilegales.

Más que personajes, se trata de conceptos puestos en danza. Por un lado, lo hegemónico aun cuando no es muy meritorio, masculino y originariamente nórdico y, por otro, las mujeres anónimas, cascoteadas y dueñas de una fuerza que les dan esos mismos cascotazos. El relato “actual” es el del escritor y los relatos “pasados” son los de las mujeres. Se percibe claramente la diferencia en los estilos empleados en uno y otros, ya que la mirada que acompaña al hombre resalta sus rasgos más patéticos mientras que las voces de las mujeres palpitan su desesperación y es donde se deja ver la poesía. El descenso del consagrado a sus propios demonios permite que las que vienen del infierno se le acerquen. En virtud de esto, podrían adivinarse intenciones extraliterarias, lo que no es nuevo en Mankell. Lo que sí me resultó novedoso fue el filón metaliterario que se presenta cuando Jesper Humlin se muestra renuente, y finalmente se niega, a escribir el policial que se le impone. Se presenta una visión cínica sobre el mercado de la novela negra, que es el que se asocia inmediatamente a Mankell, lo cual activa la curiosidad acerca de cuál habrá sido la intencionalidad o el contexto de tal rareza.

El libro se lee bien y deja unos cuantos signos de preguntas, pero se lo nota un tanto diluido, como jugando fuera de puesto.

No sé por qué, pero recuerdo todavía que el nombre de la ciudad a la que se dirigía era Kassel. Me pareció el nombre de un insecto, uno de esos bichos que siempre corrían por el cuerpo cuando jugaba de pequeña en la puerta de la cabaña. Un kassel, un insecto diminuto con miles de patas cautelosas que no picaba nunca, solo avanzaba a tientas hasta mi cabeza con movimientos suaves, del mismo modo que yo me desplazaba por esa extensión de tierra que se llamaba Europa.

Calificación: Bueno.
Título original: Tea-Bag (2001).
Traducción: Francisca Jiménez Pozuelo.
Editorial: Tusquets, Buenos Aires, 2010, 374 págs.
ISBN: 978-987-670-015-3

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en Henning Mankell. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Tea-Bag, Henning Mankell

  1. Pilu dijo:

    No me gustó demasiado. Para mí, lo mejor de Mankell es Wallander.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s