Blancos

La cobra blanca es un rayo
que parte el corazón de un africano,
le imprime miedo a los dioses,
lo convierte en un fusil.

La sombra blanca y etérea
de un reflejo de luz es la virgen
que ve la célibe arrodillada
antes de ponerse a levitar.

El polvo blanco es un rifle
en la nariz del perro duro
que olfatea su propia muerte
y baila toda la noche.

Los ojos blancos aterrados
secos, vacíos, miran todo
lo que les dijeron que vieran
y ni matan, ni vuelan ni bailan.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s