Dos sonetos sobre la educación

Dedicados con todo el amor posible a las autoridades de la educación, que una vez más, después de hacerme enojar, me mostraron el camino, distinto al de ellos. Les agradezco.

Preguntas

agradeciendo la colaboración de Varguitas

¿En qué momento se jodió Uruguay,
en qué momento sucio y sin amor,
en qué momento ciego y sin color
terminamos teniendo lo que hay?

¿Por qué las palabras nacen muertas,
por qué los que mandan son los peores,
por qué las intenciones son inciertas,
por qué razón se calla a los mejores?

¿Hay razones para la impaciencia,
la intolerancia, la velocidad,
la falta de luces, la intransigencia,

se precisa tanta voz por la espalda
y consignas que eclipsan la verdad,
tantas mezquindades que no se saldan?

Posible respuesta

Un centro de diamante siempre puro,
los abrazos flotando contraflecha,
la caricia del queso semiduro,
la concha de la diosa, siempre estrecha,

con eso me basta y con unos libros
queridos, por leer, por escribir,
la tinta del tinto con que equilibro
el dolor y la alegría de vivir.

Las calles son venas por donde voy
limpiando a cada paso lo que entablo,
pagando cada peso de las cosas,

sin ponerle etiqueta a lo que soy,
sintiendo lo que oigo y lo que hablo,
con sangre lentamente contagiosa.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en Educación, poema, soneto. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Dos sonetos sobre la educación

  1. Pingback: Sonetos de la educación, tercera yunta. | Fernández de Palleja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s