Apuleyo

Le puse Apuleyo,
más por el periodista colombiano
que entrevistó a García Márquez
que por el escritor romano de origen árabe,
pero el pajarito no fue ni lo uno ni lo otro,
vino al mundo a cumplir un vuelo
corto y definitivo,
el pichón amaneció sin amanecer.

Fue el primer ser desvalido de la casa
y plantó la bandera de la muerte
como aquel de Cien años de soledad,
no se cuentan las moscas y las arañas
porque ella nunca quiere que vivan.

De ahora en adelante, las ventanas
de nuestra alma quedan abiertas
para que pueda salir o entrar de nuevo.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s