No siempre las carga el Diablo, Pedro Peña

***'

Peña

El título del libro da las claves que van a sonar durante todo el relato. El pronombre se refiere a las armas, esenciales en la novela negra y, mediante el dicho popular, se alude al habla coloquial, que tanto lugar reclama en la narración en primera persona de Agustín Flores, un personaje que transita desde Ya nadie vive en ciertos lugares, su novela anterior. Y en esto también hay una adhesión al canon, que suele incluir a un personaje cuya vida toma cuerpo propio y trasciende las peripecias de las sucesivas tramas. Está fundada la promesa de una saga que tiene uno de los cimientos esenciales: un protagonista lo suficientemente bien construido para que se haga querible al lector.

El relato de Flores va dirigido a una segunda persona, frente a quien expone los hechos. El héroe (antihéroe) es periodista y tiene veleidades de escritor. Lo llama un contacto y le propone un paquete hecho de una nota y un trabajo por el cual se puede ganar unos mangos. Él, en bancarrota, acepta. Y todo remite a un confuso asunto de tráfico de drogas en una playa cercana a la capital. Hay un muerto cuya caída destapa el pozo negro de sus relaciones familiares y delictivas, en lo que es una de las partes más cargadas de humor del libro, especialmente en su referencia al obligatorio Piti. Tienen mucho interés las idas y vueltas de Flores en su torpe intento de ganar posiciones sobre su fuente/empleador/antagonista y sobrevuela las acciones la figura ingrata de su editor, que anda de vacaciones. Existe investigación, vuelta de tuerca y sorpresa, todo desde la perspectiva infrasciente y chambona del agobiado personaje.

¿Qué más se puede pedir? Tal vez lo que aparece en este libro: un relato B. Sin una relación aparente con el tronco principal de la historia, se asiste a una historia que sucede en cuentagotas en una prosa muy cuidada. Un fugitivo va escapándose por bañados y montes y, cuando se encuentra con gente, protagoniza hechos de sangre irrestrictos. El lector es forzado a una búsqueda de sentido, que se satisface brumosamente en el libro, en lo que acaso configure un retorcimiento de un género en el que al final las cosas tienden a saberse. Se puede recibir más información sobre este personaje innominado si uno se encuentra con el escritor en el medio de la terminal de ómnibus, donde este accede a revelar que se basó en una persona real, muy notoria por su peripecia en cierto momento.

Si algo se le puede reclamar al sexto libro de la colección Cosecha roja es que sea más extenso. La prosa de Peña y su personaje tienen una vitalidad que pide ser leída durante más horas.

Fui al súper y tomé una grapa con limón en lo del Chueco. Cuando llegué a casa metí unas croquetas de arroz en el microondas. Leí otra vez la postal y recordé el otro sobre y lo dejé al lado de la soda para abrirlo después del almuerzo. Alguien llamó por teléfono para ver a quién iba a votar en las elecciones de intendente. A los colorados, mentí (o más bien creí que eso era mentir). La mujer me preguntó si estaba seguro y a cuál de los dos candidatos. A Bordaberry, dije. Bordaberry no va, respondió. Al que sea. Colgué.

Palpé el sobre largo y algo en su textura me dejó la sensación de que no correspondía. Intenté abrirlo por el lado de la tirilla. Alguien había pegado una cinta allí. Tiré de ella y cayó una hoja blanca plegada en cuatro. El mensaje era más bien escueto: “Sr. A. Flores, lo espero hoy en el Parque Capurro a las 17 h. Una primicia posta. Llevo campera negra y barba.”

Calificación: Bueno (y si fuera más largo…).
Editorial: Estuario Editora, Montevideo, 2011, 140 págs.
ISBN: 978-9974-687-88

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en Pedro Peña. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a No siempre las carga el Diablo, Pedro Peña

  1. Graciela Cedrés dijo:

    esta muy bueno…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s