Comentarios reales, Inca Garcilaso de la Vega

**

Inca Garcilaso

El autor no usurpó ninguno de sus dos emblemáticos nombres. Lo de “Inca” viene de su condición de hijo de una princesa cusqueña y lo ibérico le viene de la línea paterna. Es uno de los tantos representantes del mestizaje sanguíneo y cultural que sucedió en Perú, “el primer escritor mestizo de América”, según reza la edición. Como tal, sufrió las tensiones entre su herencia materna y  la familia española.
Esta obra se constituye, entonces, en un puente tendido entre las dos civilizaciones. La de los Incas y sus conquistas y la de los que los conquistaron cuando les tocó el turno. El libro es una de las fuentes a las que se recurre a la hora de hurgar en la historia precolombina de Perú, que tiene el centro del imperio en el Cusco (significa “ombligo”), Bolivia, Chile, el norte argentino y el de Chile. El autor expone, a modo de proemio, algunas características de la lengua quechua y declara que basa su relato en lo que le contaron oralmente sus parientes, lo cual probablemente vaya en detrimento de un rigor historiográfico que no sé si pretendió tener. En este punto, considero imposible expedirme y tampoco investigué. Me da la impresión de que se requiere una fortaleza teórica de la que carezco.
Habla del origen del nombre del país y también se detiene en otras nomenclaturas y cuestiones lingüísticas antes de mentar el origen mítico de los Incas o “Hijos del Sol”, los dos hermanos que habrían iniciado el linaje que se haría hegemónico. Cumplido con la leyenda, se dedica a referir, en estricto orden, las vidas y hechos salientes de los sucesivos soberanos. Esto sucede siguiendo un esquema lineal que podría resumirse en ascenso al trono/reconocimiento del reino/conquistas/muerte/herencia. Es constante la dicotomía entre civilización y barbarie, donde los dueños de la primera son los Incas y los segundos son los sucesivos pueblos asimilados por la persuasión primero o por las armas cuando la suavidad fallaba. Hay, obviamente, variantes, y estas son las que concentran el interés narrativo. Algún pueblo que se resiste, un sueño premonitorio, una traición y poca cosa más.
Como conclusión, diría que la palabra que surge después de la lectura es “valoración”. En una primera instancia, la que el autor hace de los hechos que narra, que es constante. Y, después, la mía, que no sé bien cómo reaccionar frente a una obra que me parece literariamente floja, cuyo valor documental no puedo valorar aunque siento que con seguridad se trata de un testimonio valioso. Me veo obligado a sopesar, además, la perspectiva temporal desde la que leo, totalmente diferente a la de la época que le cupo. Tampoco es igual la lectura que pueden hacer muchos peruanos, más los que tienen raíces quechuas, ya que aún sienten el peso de la conquista. Por lo dicho, me arriesgo a decir que la existencia del libro no es indiferente y que, en estos casos, la edición hace la diferencia.

“Muchos años hace que, por revelación de nuestro padre el Sol, creemos que después de doce reyes vendrá gente nueva y no conocida por nosotros, y ganará y sujetará a su imperio todos nuestros reinos y otros muchos; yo sospecho que serán los que sabemos han navegado por la costa de nuestro mar; será gente valerosa que en todo nos aventaja. También debemos recordar que conmigo se cumplen los doce Incas. Yo les garantizo que pocos años después que yo me haya ido de vuestro lado, arribará esa gente nueva y cumplirá con lo que nuestro padre el Sol ha dicho, y ganará nuestro imperio y serán señores de él. Yo os mando que les obedezcáis y sirváis como a hombres que en todo os aventajarán; que su ley será mejor que la nuestra, y sus armas poderosas e invencibles más que las vuestras. Quedaos en paz, que yo me voy a descansar con mi padre el Sol, que me llama.”

Palabras atribuidas por el autor a Huayna Cápac

Calificación: Regular.
Editorial: Corporación Editora Chirre, Lima, 2010 (una edición escolar de esas que traen cuestionario de comprensión de lectura, de calidad objetable y tamaño idóneo para el que viaja con poco espacio).
ISBN: 978-9972-08-303-7

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en Inca Garcilaso de la Vega. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Comentarios reales, Inca Garcilaso de la Vega

  1. pedro dijo:

    qué cosa… a mí me encantó ese libro hace algunos años ya…yo le daría ****

    Me gusta

  2. Carla dijo:

    Me gusta mucho!

    Me gusta

  3. Maria Victoria Huayhualla Sauñe dijo:

    me gusta ,pero me gusta urgar mas y mas ,por que hay costumbres que del todo trataron de hacer desaparecer sean malas o buenas ,por otro lado las alteraciones climatologicas ,los temblores y otros ayudaron a enterrar los vestigios por lo que me gustaria investigar mas y mas ,ejemplo los origenes de los apellidos : los Quispes ,los Huaman, etc.

    Me gusta

  4. luci dijo:

    que bien gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s