Fósil

El paleontólogo levantó la vista hacia el cielo de Croacia. No le iban a creer.
Luego de una excavación minera, se habían encontrado unos huesos que hicieron suponer la presencia de una fosa común de la guerra. Pero estos se veían inusuales. Un primer análisis reveló que eran fósiles que, dados los antecedentes de la zona, se atribuyeron al Neolítico. Rápidamente los identificaron como homo sapiens sapiens. El yacimiento era masivo. Había un sinnúmero de utensilios y elementos rituales, lo que de por sí configuraba un tesoro.
Lo que lo azoró fue que el sitio estaba situado en una capa claramente perteneciente al Cretácico según demostraban las rocas calcáreas típicas del período. Eso implicaba que los humanos modernos debían haber coexistido con el apogeo de los dinosaurios, razón por la cual evitaron decirlo a la prensa para poder trabajar sin su acoso.Y, si fuera poco, iba a tener que encontrar una explicación para la bicicleta que desempolvaron, brillante y con cuadro de mujer.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en microcuentos, narrativa breve, narrativa propia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s