366 grados, día 3

La petalofloro de lingvoj estas transparent,
egala, permanenta kaj tute ne.

Un lenguaraz se cría en Babel,
e intérprete contumaz, resiliente,
busca paz pariendo en el papel
signos que armonicen a la gente.

Urdió una semilengua que es un puente
uniendo mil riberas y ninguna,
ungió con la razón aquella fuente
de modo que la misma ubicua luna

nos refleje con igual nomenclátor
y nos haga más livianos, traslúcidos.
Pero en la marea de los actos

los verbos se hicieron islas y pecios
y ya deslenguados supieron, lúcidos,
que la voz universal es el silencio.

a Zamenhof, a quien envidio

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, poema, soneto. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s