366 grados, día 11

“O Cristo não pediu muita coisa, não exigiu que as pessoas escalassem o Everest ou fizessem grandes sacrifícios. Ele só pediu que nos amássemos uns aos outros.”

Chico Xavier

Estoy psicografiando poemas de protesta,
me los debe estar dictando
algún viejo espíritu anarquista.
Al borde del abismo de la noche,
con un ojo dormido
y el otro que apenas sigue
el trazo automático de las letras,
en esas condiciones despotrica
el fantasma gritón que me domina.
Se abstiene de mensajes a los vivos,
léase parientes o acreedores,
y en cambio la emprende
contra el muerto de estos días
que, concluye en cada carta,
es peor de lo que era
en el tiempo en que él vivía.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s