366 grados, día 18

Mi amigo Jhonny Reyes
anda pateando alguna calle brillante
por las luces de los taxis de la noche,
anda gastando las suelas de sus botas negras,
produciendo sílabas con cada pisada,
traduciendo las más estomacales,
las más físicas y espirituales,
a versos secos contra el palo,
goles negros y discretos, con bufanda
y abrigo de eterno inmigrante donde sea,
mi amigo Jhonny Reyes es un romántico
que cree en el amor y en los amigos,
confía en los secretos del abrazo transatlántico
y en las cartas con letra auténtica
y un muñequito que saluda desde su mundo,
mi amigo y yo fundamos el Cenáculo de Firpo,
una entidad secreta por falta de auspiciantes
que se inició apisonando veredas sucias,
mi amigo Jhonny Reyes es un melódico internacional
de la poesía local, pero discreto y café,
confiado en la confidencia de la media luz
y en los efectos conservantes del alcohol,
mi amigo Jhonny Reyes jinetea hormigas rebeldes,
las organiza, les da vida, les pone gabardinas
como yo nunca podría,
mi amigo Jhonny Reyes
anda haciendo novio por la vida,
anda siendo poesía.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, Cenáculo de Firpo, Jhonny Ricardo Reyes Peñalva, poema. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 366 grados, día 18

  1. Gracias por el poema, en un día complicado es un buen abrazo. ¡Salud!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s