366 grados, día 105

“Estoy vacío”,
dije en sueños.
Pensé que el control férreo del sol
que me instalaron había cedido
y mi cerebro hablaba de mi alma,
de mis motivos, de mi felicidad.
Después pensé en las revistas
muy interesante
y la cabeza se me llenó de partículas subatómicas
que se suceden infinitamente unas
dentro de las otras, lo que hace
suponer que en el fondo no
hay nada, es
decir, hay nada. Vacío, como quien
dice, pero, ¿qué es lleno?
No sé, la verdad, pero mi enfermedad
no es soñar con física cuántica,
soy más bien de los que sueñan
con escribir lo que soñaron.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, poema. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 366 grados, día 105

  1. Muy bueno, de Palleja. Estamos conectados poéticamente, sin duda. Mi poema “día 0” es primo hermano del tuyo. Beijos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s