366 grados, día 135

Como un reloj
voy girando en engranajes
cuyo origen desconozco
como un reloj
y me doy cuerda a mí mismo,
y trato de ser preciso
como un reloj
me mantengo en el libreto
que fue escrito en japonés
como un reloj
que aunque afile la mirada
no consigue ver la hora
como un reloj

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s