366 grados, día 148

El baobab es el ombú
del continente africano,
es un pariente lejano
con algo más de altitud
y tal vez mejor salud
que le da sus largos años,
no hay que llamarse a engaño
ni tampoco a distracción
por su forma de erección
de sorprendente tamaño,

con su porte pornográfico
apuntando a las estrellas,
pues son enormes botellas
de las que bebe orográfico
el poblador en su tráfico
de la casa hasta el laburo,
para un rato y le da duro
al líquido del interior,
que es un mate llenador
más bueno que el oro puro.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, décimas, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s