366 grados, día 159

A Germán Machado, sin cuyas íes

Una lengua al revés.
El médico te dice que abras la “a”
y que digas “Boca”,
lo cual sirve para saber si soy de River,
o si tu memoria me trae los recuerdos
de Medina Bello, Ramón Díaz
y el Burrito Ortega
de la época en que vivía
en Treinta y Tres
y en que mi médico
era veterinario.
Una ocasión para recordar
que “bizarro”, en español,
significa valiente, aunque
suene raro en una época
donde los puntos están
tan rígidamente instalados
sobre las íes, tanto que
no dan lugar a los tildes.
Una buena forma,
cuando nadie entiende ni
jota,
de volverse hipercondríaco.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s