366 grados, día 204

No me hago otra cosa que reproches,
todos los si hubiera
pesan como si se hubieran
convertido en cadáveres
llorosos a mis espaldas,
trancados en la garganta,
raspándola como en un grito
injusto.

No me hago otra cosa que incriminaciones,
todos mis actos
son cuestionables,
muy probablemente equivocados,
vanos, distantes,
tan cercanos como el suelo
que golpea mi nariz
y mis dientes.

No me hago más que zancadillas,
me golpeo las rodillas,
me tuerzo los tobillos,
me doblego las manos,
me obligo a la autotortura,
a la autocensura, a permitirme
vicios autoflagelantes,
a obedecer a quien no debo,
a pasar mal al pedo.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s