366 grados, día 208

Columnas de opinión
con el ancho de los versos,
de una estatura ciclista,
ajenas al barullo de los loros
que imitan a los monos,

crónicas diarias con la verdad
de la imagen que impacta
en la retina y el corazón,
propias de las prendas simples
que trajinan sin codicia,

noticias que den cuenta
de la cadencia del gesto,
el tono perfecto del habla
de los que no se esconden
tras el arco y la corbata,

editoriales sobre el gobierno
de cada uno de nosotros,
para que nos gobernemos
y no nos gobiernen.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s