366 grados, día 210

Hoy presento mi criatura de palabras,
nace como sus hermanos
bajo el mismo signo
que yo nací,
que es el mismo
de Ferdinand de Saussure,
a raíz de lo cual queda claro
que se nace en el signo
y para el signo.

Hoy presento un extracto de mí,
un engendro de mis tripas
y mis sesos,
unas huellas que son pasos,
un cartel hacia atrás
y hacia adelante,
un camino y una terminal.

Hoy presento un escudo
de palabras que me esconden
y me exponen,
hoy me entrego una vez más
a la corriente de palabras
que me atraviesan
desde antes de nacer
y que me sucederán.

Nota.

Explicar los poemas es horrible. Creo que nunca lo hice, pero esta vez no lo puedo evitar.
Empecé a escribir este texto sabiendo que su fecha de publicación es el 18 de diciembre, día en el que presento un libro de relatos (“En negro y negro”). La coincidencia había querido que el número 18 se hiciera presente una vez más en un hecho con cierto relieve en mi vida. Me acompaña desde hace bastante tiempo como una especie de pulso que marca el camino. Comencé con el verso bastante prosaico “hoy presento mi criatura de palabras…” Hubo poca imaginación ahí, como me parecía que venía sucediendo desde hace un tiempo. Pero inmediatamente me di cuenta de que este libro, como los anteriores (“Poemas desde un peugeot rojo y una carretera quieta” y “Poemas altibajos”) habían visto la luz más o menos en las mismas fechas que, por más datos, rondan a mi cumpleaños. Me dio por pensar en que tanto mis libros como yo somos del mismo signo, Sagitario. Como escribir poesía es retorcer los significados y los significantes, se me antojó hacer un guiño con el signo lingüístico. Me dije que Saussure, el padre de la lingüística e impulsor del concepto de signo, también era de Sagitario. Estaba seguro. Pero el detalle es que jamás había tenido en cuenta la fecha de cumpleaños del pensador suizo. Me fue muy fácil y rápido averiguar que su onomástico era el 26 de noviembre, a escasa distancia del mío. Ahora se entiende por qué le agrego una explicación al poema, ¿no?

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, poema. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a 366 grados, día 210

  1. Martha dijo:

    Felicidades !!!!!!!!!!!
    El Mayor de los Éxitos !!!!!!

    Me gusta

  2. Muy bueno. Abrazo.

    Me gusta

  3. Silvia dijo:

    Te voy a dejar para que elijas: Suerte, Justicia, Éxito… Aunque tratándose de un 18, sería suerte (si es que no fue elección intencional), me gustaría más que se tratara de éxito y que se hiciera justicia a tu producción.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s