366 grados, día 212

Diciembre es muy complicado:
no contento el calendario
con su obligado bestiario,
exámenes me ha agregado
y hasta se me han imputado
casamientos y reuniones,
actos y presentaciones
de libros y recitados
de versos alcoholizados
según la ley lo dispone.

Como si no fuera mucho
al almanaque agregaron
y a los gritos la vocearon
una fecha para el chucho
contra cuya idea lucho
que se llama fin del mundo,
es un invento fecundo
pal turismo espiritual
o el goce más terrenal
in extremis cogebundo.

Voy a enfrentarme yo mismo
a quienes hacen el año
y perpetran tanto daño,
esos que fijan Turismo
con ignoto dogmatismo,
voy a romper en mil partes
su engaño y sus malas artes
con que nos muestran conejos
en carísimos espejos
donde se ve su estandarte.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, décimas, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s