366 grados, día 215

La celosía entreabierta,
semiencandilada,
deja ver que unas niñas
agarran las ramas de la acacia.

El ser humano rompiendo
desde chiquito,
una mujer las acompaña,
etcétera.

La mujer les saca fotos
a las niñas que acarician
las flores rosadas y suaves,
sonrío.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s