366 grados, día 221

Una flor de copias fieles, repetidas, originales. Mapa de mapas, red de redes, ser de seres. Lugar donde todas las cosas están hechas de todas las cosas. Toda parte es todo y el todo, por su parte, no se parte. No hay tal cosa como el individuo. No existe lo humano sino meramente lo divino. Solo basta saberlo para moverlo todo.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s