366 grados, día 229, Libro de caras

Las caras son manos, son poemas, son parlantes,
son enchufes para la corriente de otras caras,
son puertos donde atracan las tetas,
las conchas, las vergas, las nalgas, las palabras,
las caricias, los choques eléctricamente líquidos,
son libros de historia, son poemas,
son espejos subjetivos, son puertas al único
más allá posible,
el de uno mismo.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, Libro de caras, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s