366 grados, día 240, Libro de caras

Mandó construir una muralla
que lo representara
en las fronteras del reino.
Murió cuando iban por el mentón.
El emperador siguiente
desconocía el decreto,
razón suficiente para no dar la orden
a los capataces de no hacer cambio en sentido alguno.
Estos interpretaron al pie de la letra
el texto que estaba en vigencia
y fueron deformando, un soberano tras otro,
el diseño de la muralla.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, Libro de caras, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s