366 grados, día 241, Libro de caras

Jardín bonsái

Cara con cara
la mar recibe al cielo,
calma sin cruz.

.

.

La cara crece,
da flores y perfume,
tiene raíces.

.

.

Cae un ojo
en tu ojo de agua,
tiembla el cielo.

.

.

Se abre el gesto,
los labios con rocío
se entresuspiran.

.

.

Vuelan los pájaros
sobre la piel del cielo,
sube la ceja.

.

.

La luna mira
en sueños su reflejo
en los jazmines.

Acerca de Fernández de Palleja

Treinta y Tres, de ahí vengo.
Esta entrada fue publicada en 366 grados, haiku, jaicu, Libro de caras, poema. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s